Explicación

     Es una cuestion que ha existido siempre al lado de los intentos de escribir sobre los eventos del pasado, pero en Cien años de soledad, donde lo fantástico está tratado como lo normal, el lector tiene que distinguir para sí mismo entre lo falso y lo verdadero. Márquez da al lector un mundo que supera frecuentemente su idea de la naturaleza verdadera del mundo y se lo tiene que aceptar; como dice el crítico Michael Bell en su tratado de nuestro autor, Solitude and Solidarity, “For Márquez is… attempting not so much to describe a known world as to expand and enrich the sensibility in which any such ‘world’ is perceived” (59).

     Posiblemente el término más reconocido de la novela Cien años de soledad es “realismo mágico.” Sin embargo, es algo bastante difícil definir claramente. Resumido, es la expresión de acontecimientos del mundo por una manera que normalmente se llama “mágico.” Las fronteras de la realidad se expanden y muchas cosas que las reglas de la ciencia y convención no permiten se vuelven normales. Dentro de Cien años de soledad, el autor Gabriel García Márquez utiliza este estilo por mezclar la historia bíblica con la historia latinoamericana. Así un diluvio de varios meses que purifica Macondo, el lugar principal de la novela, puede seguir una descripción de abusos capitalistas que suena casi demasiada familiar.

     ¿Qué quiere decir García Márquez con esta mezcla? Aunque casi todos los acontecimientos de la novela pasan en el pueblo de Macondo, la difusión de la religión cristiana en el mundo occidental permite que el autor de un significado a los eventos por incluir eventos bíblicos en el narrativo. Los eventos adquieren una autoridad y un propósito más allá de sus personajes especificas, y junto con esa autoridad viene la posibilidad de lo milagroso. Sin embargo, la Biblia no está considerada verosímil por todo; cuando se trata historia cuestionada como historia aceptada, hay que cuestionar la idea de “verdad fija.” ¿Es posible que esa verdad pueda existir cuando acontecimientos siempre la superan? Entonces, ¿quién puede decir lo que es veraz y lo que no?

     En Cien años de soledad, García Márquez toma algunos temas bíblicos y juega con las implicaciones que tienen en el contexto de Macondo. La idea de conocimiento prohibido se expande durante todas las generaciones de la familia Buendía, con consecuencias terribles. Al lado de lo prohibido son los intentos de purificar el pueblo que duran hasta el fin de la estirpe Buendía. También, aunque la purificación no alcanza su meta para todo el pueblo, una Buendía, Remedios, la bella, es un ejemplo de pureza tan fuerte que aun no puede quedarse en este mundo.

     Por mezclar tipos distintos de fuentes históricas, Márquez crea un mundo fuera del racionalismo que no se somete completamente al modelo religioso; en este espacio, hay que aceptar que la verdad no está fija y se construye por medio de los eventos de la novela. La naturaleza universal de la Biblia combina con la historia latina para permitir García Márquez a tener una novela con significado que supera sus eventos y personajes que no está atrapado dentro los bordes de la historia tradicional.

Que buena foto